miércoles, 10 de diciembre de 2014

Más excusas a favor del tabaco que no convencen a nadie (II)

Continúo con el repaso de las excusas que se aducen como defensa del hábito de fumar. Al espectador neutral le sorprenderán su frivolidad y ligereza, pero hay que tener en cuenta que quienes razonan de esta manera padecen una grave adicción a la nicotina; eso cuando no actúan movidos por enormes intereses económicos. Es más, los segundos suelen espolear a los primeros. Han llegado hasta a mostrarles el camino de una rebeldía que no es más que la senda de la intoxicación continuada que les va empujando hacia el desastre. Concretando, las tabacaleras, a través de sus codiciosos esbirros, han logrado convencer a muchos fumadores de que quienes mienten son médicos y empresas farmacéuticas para no perder el beneficio que acarrean los tratamientos anti-tabáquicos.

Motivos que nos convencen de la falsedad de este argumento. A saber:

1) Es evidente que no todos los que abandonan el tabaco recurren a medicamentos específicos. Algo que no ignoran las empresas que los fabrican.

2) Son incomparablemente mayores los beneficios de los tratamientos para enfermedades respiratorias producidos por los mismos laboratorios, por su precio, por la cantidad de específicos que han de inhalar los pacientes, y porque, en este caso, es obligada su ingestión. Podría aportar ejemplos pero, al no moverme ningún afán publicitario, prefiero no citar marcas.

3) Desconfiar de la ciencia médica es del género bobo. Pero voy más allá: considero poco menos que aberrante un estado de opinión que da más crédito a los argumentos de las tabacaleras que a los propios profesionales de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para que cuentes eso que siempre has pensado y jamás te atreviste a decir: