viernes, 20 de noviembre de 2015

PRIMER MANDAMIENTO EPOC: Resistir: No irse

No. No te vayas. Aún te queda mucho que hacer aquí. Los demás tienen cosas que hacer por ti también. Sé que el grueso bramante que nos sujeta es, en tu caso, un poco más delgado. Que eso no te desanime, que se convierta en un motivo más para incrementar tu lucha cotidiana, tu combate diario para mantenerte firmemente anclado a la tierra.

Salvador Dalí. El atleta cósmico
A partir de hoy, proponte:
·        Consumir alimentos sanos.
·         Mantenerte bien alimentado.
·         Beber abundante agua.
·     Reposar durante la vigilia todo lo que consideres necesario, aunque en otras circunstancias lo hubieses considerado excesivo.
·    Dormir las horas necesarias y procurar que tu sueño sea suficientemente reparador y profundo
· Hacer ejercicio periódicamente, con vigor pero sin excesos: nadie mejor que tú conoce tus límites.
· Ser constante y riguroso con la medicación que te han prescrito.

A partir de ahora, evita:
·   Fumar. Incluso acercarte a los que fuman.
·         Las comidas excesivamente copiosas.
·         La desnutrición, aunque sea mínima.
·  Cualquier foco contaminante que se cruce en tu camino.
·        Medicarte por tu cuenta.
·      Perder el apego a la vida y a la gente que te rodea así como a tus aficiones. Es el seguro de vida más barato y no falla jamás.

Porque…

TANTO SI TE CONOCEMOS COMO SI NO, TE NECESITAMOS AQUÍ MUCHO TIEMPO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para que cuentes eso que siempre has pensado y jamás te atreviste a decir: