sábado, 22 de abril de 2017

Contaminación incrementa mortalidad asociada al tabaco

Está demostrado. Cualquier disfunción pulmonar, alergia al polen incluida, se agrava en presencia de contaminantes. De alguna forma, contaminación y tabaco se suman, al fin y al cabo este es un contaminante más y no precisamente de los más inocuos.
Pero esto no solo atañe al bloqueo de las vías respiratorias. Las enfermedades cardiovasculares producidas por el tabaco empeoran también en ambientes contaminados como demuestra un estudio avalado por la Sociedad Americana de Prevención contra el Cáncer en el que participa el Instituto de Salud Global de Barcelona.
Simplificando para asimilar más fácilmente la idea, se trataría de rodearse de un ambiente lo más limpio posible, de no añadir sustancias al aire, ni siquiera las pretendidamente purificadoras y que, en realidad, no hacen más que ensuciarlo. Por tanto, si queremos alargar nuestra vida y la de nuestro entorno así como disfrutar de una existencia lo más activa y confortable posible, alejémonos de los automóviles siempre que podamos, eliminemos el tabaco propio y el ajeno, prescindamos de velas, estufas, fogatas e inciensos, escojamos los productos de limpieza que consideremos menos perniciosos.
Si lo sabemos y no hacemos caso hasta que ya no tiene remedio, no tendremos a quien echar la culpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para que cuentes eso que siempre has pensado y jamás te atreviste a decir: