miércoles, 10 de enero de 2018

Entre un 60% y un 70% de la población padece enfermedades respiratorias y lo desconoce

Una escandalosa ensalada de cifras

Vincent van Gogh - Sala en el hospital de Arles

Leemos que entre un sesenta y un setenta por ciento de la población padece alguna enfermedad respiratoria (o varias) y alrededor de un ochenta por ciento lo desconoce por completo.
Me hubiese gustado encontrar esta noticia en un diario de tirada nacional, como El País, ABC, El Mundo, o contemplarla en cualquier informativo de un canal no autonómico, ya que eso sería garantía de que la información llegará a un público extenso. Pero nunca ocurre así, no se hacen reportajes de investigación dando a conocer en qué consisten las enfermedades respiratorias, cuales son sus causas y cuántos los afectados. Las asociaciones ecologistas, los neumólogos o asociaciones como el Comité para la Prevención del Tabaquismo no suelen aparecer en tertulias sobre salud, el Ministerio de Sanidad no elabora spots publicitarios para alertar al público del peligro de las sustancias contaminantes. Visto todo esto, no puede extrañarnos que la sociedad viva de espaldas a esta problemática con la previsible consecuencia de que miles de los individuos que la componen van cayendo, uno tras otro, en las garras de estas patologías terribles. Podemos seguir haciendo caso omiso, hasta que el porcentaje de trabajadores que reciben una pensión de por vida, de consumidores de oxígeno domiciliario, de continuos ingresos hospitalarios, sea tan enorme que nos desborde, empecemos a alarmarnos de una vez y sintamos la necesidad de cambiar. 
Sería mucho mejor empezar a prevenir -ahora que las afecciones respiratorias son ya la tercera causa de muerte y el número de enfermos (de cualquier grado de gravedad) supera el cincuenta por ciento- en vez de esperar a que esos porcentajes se refieran a estadíos muy graves y estas patologías, en lo que se refiere a mortalidad, se coloquen en el primer puesto del ranking.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para que cuentes eso que siempre has pensado y jamás te atreviste a decir: