miércoles, 18 de abril de 2018

Los peligros de un solo cigarro

El que quiera confirmar que el tabaco es un elemento altamente nocivo solo tiene que consultar cualquiera de las páginas médicas que informan sobre el asunto. En este blog también hay información de sobra. Hemos comentado infinidad de veces que los fumadores están en riesgo de padecer enfermedades cardiovascularres, patologías respiratorias como EPOC y asma, cánceres de varios tipos, sobre todo de pulmón, problemas de piel y de vista etc.
Lo peor no es que el fumador caiga en la trampa de creerse los cantos de sirena de las tabacaleras y aliados, eso es de comprender porque su adición piensa por ellos. Aunque si tienen un momento de lucidez y decide pedir ayuda profesional aumentaría su esperanza de vida y, por encima de todo, la calidad de esta. Vivir durante una decena o dos de años con graves problemas para respirar y, por tanto, para moverse libremente, gran parte de ellos encadenados a una bombona de oxígeno no creo que le haga mucha ilusión a nadie.
Pero lo altamente preocupante es que los no fumadores, con un total desconocimiento de la cuestión, se lanzan irresponsablemente a opinar poniéndose ingenuamente del lado del fumador. O eso creen ellos, porque si quieren hacer una favor, tanto a los fumadores como a los que respiran el humo que inhalan, deberían recomendarles que tratasen de abandonar el hábito.
El tabaco es peligroso desde la primera calada
Fumadores en la puerta de un local
Y lo que ya es absolutamente demencial es que los adolescentes continúen con esta costumbre sin que nadie parezca preocuparse demasiado: ni familia, ni profesorado, ni autoridades sanitarias, que deberían promover campañas de concienciación dirigidas sobre todo a ellos. Un escándalo absoluto.
Pues bien, dentro de esa desinformación que mantiene en el limbo a la ciudadanía, nos hemos hecho a la idea de que solo los que fuman un determinado número de cigarros al día pueden padecer algún trastorno. Esto no es así: el tabaco es peligroso desde la primera calada, incluso es peligroso aspirar el humo de otros fumadores. Dependerá de factores ambientales y genéticos cómo se materializa ese peligro, qué enfermedad (o enfermedades) acechan a cada individuo, en qué momento de su vida darán la cara, gravedad de estas etc.
Hace poco he conocido otro dato preocupante: el primer cigarro es tan peligroso como un paquete entero. Tampoco me sorprende. Hemos incorporado un veneno devastador a nuestra cultura y costará mucho esfuerzo lograr que la opinión pública se conciencie de esta realidad. A las autoridades médicas corresponde abrir los ojos de la gran mayoría, informar con todo detalle qué les espera en el futuro, mostrar cómo es la vida y las condiciones físicas de todas esas personas que sufren en silencio, recluidas en sus casas, los efectos de esa ley del silencio que ya dura demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para que cuentes eso que siempre has pensado y jamás te atreviste a decir: