jueves, 31 de mayo de 2018

31 de mayo, Día Contra el Tabaco ¿Qué es el IQOS?

Un año más celebramos el Día Internacional Sin Tabaco. Otro año y la gente sigue fumando por todas las esquinas con total inconsciencia, perjudicando con su humo a los viandantes, machacándose literalmente la salud. Y lo peor es que, también año tras año y a pesar de tan sombrío panorama, los jóvenes siguen iniciándose en ese hábito mortífero. ¡Cuánta impotencia!
Un año más y el lobby tabaquero sigue engañándonos a todos. Seguimos en el limbo, nos creemos sus torticeros argumentos, incluso aceptamos esos nuevos productos -tan modernos ellos, tan eficaces para seguir matando a consumidores y vecindario- que se han sacado de la manga para seguir lucrándose a nuestra costa.
¡Qué bien lo han hecho! Nos saquean mientras nos matan lentamente. 
¡Viva el Día Internacional Sin Tabaco! 
Pero es un grito triste, lleno de impotencia, es obvio que esto sirve de muy poco, que la gente sigue muriendo en silencio, callando la causa (EPOC: cáncer de pulmón, crisis asmáticas, fibrosis), escondiéndose tras ambigüedades para no molestar demasiado. Mueren después de muchos años de ostracismo, de vivir arrinconados en sus casas aferrados a una bombona de oxígeno, de sentirse como muertos en vida y, para colmo, creyéndose culpables.
Pero la víctima no es culpable nunca. Nos han engañado a todos y lo siguen haciendo impunemente.
El IQOS no es un buen producto, resulta tan dañino como todos, es veneno con envase atractivo como el resto de elementos que contienen nicotina. No sé cómo han podido introducirlo en el circuito comercial cuando está probado que es un producto mortífero. O sí lo sé, cuando hay fortunas por medio los trámites se facilitan, las barreras se allanan, no solo se deja pasar el producto: se le extiende una alfombfra acolchada para que llegue más rápido a su meta. Algunos bolsillos estarán un poco más llenos, algunas vidas se volverán mucho más precarias, muchas mentes se confundirán creyendo que la legalización del nuevo artefacto garantiza que es completamente inocuo. 
Nos dejamos engañar, somos ingenuos, y eso tiene un coste muy alto.
Nos están matando lentamente, lo juro.
Y si no me creéis, ¡informáos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para que cuentes eso que siempre has pensado y jamás te atreviste a decir: